Por: Evelyn Chirinos

Las tareas del hogar suelen abrumar. Abruman a la madre, al padre, a los hijos, a los abuelos… Son muchas veces motivo de conflictos en la familia. Causan estrés o cansancio y casi nunca es reconocido o remunerado el esfuerzo invertido en realizarlas. Pero, aun así, no se pueden evitar. Es por eso que para hacerlas más amenas y llevaderas, todos los miembros de la familia deben de colaborar.

De esta forma, se consiguen muchos beneficios: más tiempo libre para disfrutar individualmente o en familia y para descansar. Se alivian tensiones y sobrecargas. Todos aprenden a ser responsables y se fomenta cierta disciplina que mejora la convivencia en el hogar.

Además, para desarrollar habilidades hacia el éxito en la vida, no hay nada mejor que el trabajo en equipo. Podemos aprovechar de enseñarle a nuestros hijos a colaborar con otros, compartiendo responsabilidades y puntos de vista entre todos en casa.

Video sobre cómo los niños si pueden ayudar en las tareas del hogar, del Canal de Youtube Ellen Te Dice:

Honestamente, en principio crear un equipo familiar puede resultar ser una tarea loca y pesada. Te puede llevar un tiempo largo o corto, según cómo lo veas y manejes. Especialmente cuando estás lidiando con adolescentes que quieren más libertad pero sin asumir más responsabilidades.

En fin, en mi caso no surgió de un día para otro. Yo fui organizándolo a medida que las circunstancias laborales, familiares y del entorno iban cambiando.

En este artículo te comparto los trucos que mejor me dieron resultado con mi familia. Seguramente tú podrás ir ampliándolo, agregarle información según tus propias experiencias con tu familia.

De ser así, escribe en los comentarios sobre lo que mejor te funciona y no. ¡Nos encantaría conocer y aprender de ti!. Según mi experiencia, sé que estos temas siempre están en constante evolución.

Antes de compartirte los trucos, primero quiero mencionar algunas de las ventajas de trabajar como un equipo familiar. Además de recordarte que el equipo no solo lo vas a formar con tus hijos, es muy importante que también involucres a tu pareja en todo el proceso de formación y colaboración.

Descubrir sus talentos.

En el trabajo colaborativo, se pueden identificar con mayor facilidad las fortalezas personales de cada miembro del equipo.

Por ejemplo, si te unes con tus hijos para celebrar los 50 años de tu pareja, habrá quién es el más creativo para idear un tema. Otra que sabe dibujar bien y diseñar invitaciones. La persona que es organizada para planificar los tiempos y la colocación del mobiliario. Alguien con buen sazón para la comida, y finalmente, quién todos conocen por extrovertido y sabe quiénes son los mejores amigos de papá que no deben de perderse la celebración.

El resultado de este trabajo en equipo será mucho más agradable y exitoso que al hacerlo tú sola. O incluso menos costoso si tuvieses que contratar a alguien más para hacerlo. Al trabajar en equipo con la familia, si todos son valorados por sus contribuciones, cada uno de tus hijos empezará a ubicar sus propias fortalezas. Y tú podrás motivarlos y ayudarlos más en este sentido.

Desarrollar habilidades de organización.

Al trabajar en equipo, se requiere seguir una secuencia de actividades bien definidas para cada persona. Si tus hijos y pareja te ayudan a planear alguna tarea del hogar para armar un cronograma, invítalos a especificar cuánto tiempo les tomará hacer cada parte de la misma. Quién la va a hacer y qué materiales se necesitan. Eso es organizArte por medio de la planificación.

Enseñar la responsabilidad.

Colaborar en familia le muestra a cada uno de tus hijos y a tu pareja la importancia de su aporte en las labores del hogar. Les ayuda a darse cuenta que sin su contribución no se pueden lograr los mismos resultados.

Por eso es tan importante hacer que todos se sientan con la responsabilidad de cumplir con lo asignado. Porque su esfuerzo es necesario para el éxito de todos.

Pero también recuerda la importancia de que ese esfuerzo, cuando sea constante y bien realizado, debe ser reconocido y celebrado. Incluso a veces premiado para motivar a que se mantenga de esa forma y dar el ejemplo.

Mejorar la comunicación.

Para llevar a cabo una actividad en donde todos van a colaborar hay que saber escuchar, dialogar y expresar ideas y sentimientos. La buena comunicación entre hermanos, padres e hijos es necesaria para que el proyecto arranque y llegue a feliz término.

Si tratas de organizar a tu familia para que colaboren y no tienes éxito, empieza de nuevo pero preguntándole a cada uno/a su punto de vista. Solicítales con cariño pero con firmeza, que todos deben cumplir con la contribución asignada.

Sentir pertenencia.

Los niños y jóvenes que tienen la experiencia de compartir actividades y proyectos en familia, regularmente se sienten como miembros queridos e importantes de un grupo. Que los aceptan incondicionalmente.

Es por ello que mientras más temprano inicies la formación de tu equipo familiar, será más estimulante para el autoestima de cada individuo. Porque de esa manera es como ellos se identifican con la familia, sienten el apoyo de sus padres y hermanos para lograr metas y resolver problemas.

Los Diez Trucos que mejor me han funcionado:

1- Haz una lista de las cosas que se deben hacer a diario o semanal.

Asigna previamente al menos tres de ellas, a cada uno de los integrantes de tu familia. Revisa que estén equilibradas en función de su edad, horarios de estudio y trabajo. Así como de sus habilidades y preferencias.

Procura siempre que cada miembro del equipo tenga un tiempo de ocio individual. Deja algunas tareas sin asignar para que sean de libre selección por cada integrante.

Separa las tareas en equipo de las que son individuales. Estas ultimas son de obligatorio cumplimiento por cada integrante de la familia.

2- Infórmale a todos que tendrán una reunión familiar para formar un equipo en casa.

Define una fecha y hora en que todos puedan estar disponibles de forma voluntaria. Prepara un rico menú (pizzas y refrescos, o lo que sea del agrado de todos, e incluye un buen postre).

3- Al comienzo de la reunión menciona los beneficios que traerá para todos formar este equipo familiar en casa.

Puedes apoyarte con videos, fotos, carteleras, etc. Por ejemplo, hacer un video con el celular, en donde se muestre la casa desordenada, los baños sucios, los platos sin lavar, y otro en donde todo esté limpio y ordenado. Para que puedan observar ellos mismos las diferencias y los posibles resultados.

Otra idea de video sería grabar a tus hijos y pareja sentados viendo televisión o en la compu, durmiendo, usando el celular, etc. Y otro en donde se vean colaborando en algo. En resumen, algo que refleje cómo y cuánto están colaborando en la actualidad dentro del hogar.

Video sobre ¿Cómo motivarte para limpiar tu hogar?, del Canal de Youtube Ellen Te Dice:

4- Es importante ser flexible, negociar y llegar a acuerdos.

Recuerda que estás intentando hacer un Equipo en donde todos puedan participar y opinar. Adicionalmente, es muy posible que algún integrante necesite un breve entrenamiento sobre: cómo usar la lavadora o cómo separar la ropa antes de meterla a lavar o cómo preparar ciertos alimentos, etc.

5- Cada integrante escoge el resto de las tareas que sugieres realizar y que no fueron asignadas previamente.

Si lo desean, se pueden intercambiar las tareas entre ellos e indicar el horario en que van a hacerla. También es válido compartir tareas, por ejemplo, hacer la comida entre dos hermanos o entre papá y mamá.

Esta es una práctica que mi esposo y yo hemos hecho con regularidad. Es realmente agradable, se aprovecha mucho mejor el tiempo y nos permite compartir juntos.

6- Si queda alguna tarea pendiente que nadie quiera asumir, es el momento de rifarla y el que la gane tendrá un premio extra.

Podrá escoger ver una película, tener su postre preferido después de almuerzo, horas extras de descanso, más oportunidades de salidas con amigos, etc.

7- Con el resultado de esta reunión, actualiza la lista con todos los acuerdos que hayan hecho juntos.

Colócala en un formato bonito, que indique el día de la semana en que se debe realizar cada tarea y quién es el responsable.

Por favor no te olvides de incluir un cuadrito para hacer el tan esperado check mark (es lo máximo). Imprímela y colócala en un lugar visible para todos (LA NEVERAA).

Descarga esta plantilla que te pongo de ejemplo. Si la imprimes puedes escribir a mano las tareas en la primera columna, el responsable en la segunda, y en la última la fecha puntual o frecuencia que se hará esa tarea. O si lo prefieres, también puedes montar esta imagen en una presentación powerpoint y editar la información.

Cronograma Tareas Hogar

8- Establece expectativas claras y coherentes.

Tú conoces el resultado de las tareas, así que dile a tu hijo/a o a tu pareja la manera en que se requieren hacer las cosas. Por ejemplo: no es suficiente agarrar la ropa sucia y meterla en la lavadora. También es necesario añadir el jabón e iniciar el ciclo normal, y cuando finalice, meter la ropa en la secadora a tiempo, sin que permanezca húmeda en la lavadora por largo rato.

Parece simple y algo obvio, pero se han visto casos. Brindar este tipo de instrucciones te ayudará a disminuir los conflictos. A darle a todos la oportunidad de estar conformes con su participación en las tareas de la casa.

Video sobre ¿Cómo mantener tu casa ordenada? de forma fácil y sencilla, del Canal de Youtube Ellen Te Dice:

9- Esa tarea que a nadie le gusta hacer, debe ser rotada al menos cada dos o tres semanas.

Así todos tendrán la oportunidad de experimentar lo que significa hacer ese algo, que no gusta mucho Jejeje. También aprenderán a valorar el esfuerzo que supone realizar las tareas, que resultan poco agradables.

Para hacer referencia a casos como estos, te cuento una anécdota de mi familia. Mi esposo, mi hijo menor y yo recientemente nos mudamos de país. Ellos se trasladaron primero y ocho meses después viajé yo. Al inicio estuvimos compartiendo piso con mi cuñado por un tiempo, y cuando buscábamos un lugar para mudarnos, encontré un apartamento (piso) con dos habitaciones y dos baños.

Mi hijo al verlo enseguida nos dijo “ese me gusta, así tengo baño para mí solo”, pero mi esposo reaccionó diciendo “nooo, más baños que limpiar, con uno es suficiente” jajaja. ¿Adivina quién era el responsable de la limpieza antes de que yo llegara? 😉

10- Armarse de paciencia y ser tolerante con la persona que no está acostumbrada a realizar tareas de forma sistemática.

Se deben respetar sus ritmos y errores. Recuerda no ir detrás de tus hijos o pareja corrigiendo cada cosa que hacen, NOOO eso no. Porque de lo contrario la respuesta va a ser “hazlo tú para que salga como tú quieres” y eso no es lo que buscas ¿verdad?. Por último y no menos importante, se deben celebrar los logros y amonestar la falta de compromiso o responsabilidad.

La clave del éxito está en lograr comprometer a todos en el proyecto, porque “somos una familia, un bloque, un equipo. Y vamos a trabajar juntos para vivir mejor, adquirir valores, estar satisfechos con lo que aportamos y logramos en familia.”

Actividades para incluir en la lista de asignaciones en Equipo:

  1. Confección de menús.
  2. Organización de la despensa y el frigorífico: el responsable de esta tarea adecuará periódicamente la lista de compras para el responsable de hacerlas (padre, madre, hermano).
  3. Comprar el pan y la leche.
  4. Poner y retirar la mesa, poner a funcionar el lavavajillas (lavaplatos automático).
  5. Cocinar: puede compartirse entre diferentes integrantes de la familia.
  6. Poner la lavadora y colgar la ropa.
  7. Planchar la ropa y doblarla: se pueden designar a varios miembros de la familia, con la formación y preparación adecuada para ello.
  8. Encargarse del Reciclaje.
  9. Sacar la basura.
  10. Ayudar en los deberes del colegio (cuando hay hermanos pequeños).
  11. Ayudar en labores de desayuno, cena, aseo, llevarlos al colegio (cuando hay hermanos pequeños).
  12. Recoger el correo y separarlo por destinatario.
  13. Mantenimiento de PC: realizar las macro copias de seguridad, pasar el antivirus periódicamente.
  14. Pagar las cuentas y organizarlas.
  15. Cuidado de las plantas: regar, podar, quitar las hojas malas y abonar cuando proceda.
  16. Sacar al perro mañana y noche, darle de comer, cuidar de otros animales
  17. Limpieza de la cocina, baños, suelos, ventanas, objetos y cuadros.

Como pueden notar, hay muchas cosas que hacer en casa, aunque comprendo que en cada familia será diferente. Algunas harán más cosas y otras menos.

Actividades para la lista de asignaciones individuales:

– Hacer la cama y dejar la ropa sucia en un cesto común.

– Recoger la habitación y mesa de estudio.

– Recoger su plato al terminar de comer.

– Lavar todo lo que ensucie en la cocina, si ha cocinado y comido solo/a.

Proyectos para hacerlos en familia que ayudan a fomentar el trabajo en equipo, compartir juntos y considerar las opiniones y propuestas de todos:

– Adornar la casa para algún día festivo.

– Organizar una fiesta.

– Hacer una mudanza.

– Sembrar el jardín.

– Hornear pan y postres.

– Organizar los armarios.

– Planificar las vacaciones familiares.

– Cocinar para un día festivo o especial.

 

Cuéntame tu experiencia

Ahora yo te invito a que me cuentes tu experiencia, al intentar hacer un equipo familiar y delegar las tareas domésticas con tus hijos y esposo. ¿Qué te han parecido mis recomendaciones?. Después de conocer los beneficios ¿te animas a formar un equipo en casa para organizarte mejor y viajar más con tu familia?. Coméntame en el espacio dispuesto más abajo.

1